Semana Santa - Ciclo C
Pasión-Muerte-Resurrección: «tiempo de gracia y bendición en que nos adentramos a vivir los misterios de nuestra Salvación»

MENSAJE DE NUESTRO PASTOR

 

 Ciclo C Reflexión 5º Dgo. de Cuaresma (Jn 8, 1-11) 07 de abril 2019

Hermanos "Yo tampoco te condeno, le dijo Jesús. Vete, no peques más en adelante" (Jn 8,11), así termina el evangelio de hoy, sin condena ante lo que era evidente y una sentencia, no peques más en adelante. La verdadera conversión no es la condena del pecador sino el cambio en la forma de vivir.Leer Más

MUNDO CATÓLICO EN DESARROLLO

 

Este Miércoles Santo, en la Iglesia Catedral de San Marcos de Arica la Diócesis se celebró la tradicional Misa Crismal encabezado por Monseñor Moisés Atisha; donde el Obispo llamó a ser buen olor de Cristiano al que estamos llamados.


Miembros de comunidades, movimientos, colegios, capillas y parroquias se hicieron presentes acompañando a sus Sacerdotes en tan importante liturgia, llenando no tan solo los espacios de la Catedral, sino que además llenando aquellos espacios que como iglesia necesitamos dar testimonio en el mundo de Hoy. Una llamada de la cual estamos todos invitados a ser luz en medio de tantos que viven sin esperanza, a vivir la celebración de la fe. Celebración que como decía Mons. Moisés Atisha a los presentes "implica una verdadera conversión, un hacernos cada vez más dóciles a la voluntad del Padre del cielo, que necesitamos permanentemente un discernimiento, de una vida fundada en una profunda espiritualidad y en un compromiso en las necesidades humanas de los hermanos. abandonar anhelo de poder y cultura de privilegio".

En su homilía, el prelado exhortó a sus sacerdotes que "es Jesús quién nos llama como ministros, como servidores de un tarea: la de anunciar la Buena Noticia. Hoy delante del presbiterio de la Iglesia de Arica y la comunidad de fieles les animo a llevar esta buena noticias que Jesús nos ha encargado como consagrados". También manifestó a todos que "el llamado a ser sus testigos es Serlo siempre. En los de ayer y hoy se verifica la injusticia, violencia; la mía y la sociedad que los han deja de lado. En ocaciones esa unción del espíritu se ha quedado encerrado y no ha sido un óleo que cure, un perfume que aliente y alivie al hombre y mujer que hoy dejamos de lado".

Como signo propio de la Institución de la Eucaristía, el Obispo junto a sus Presbíteros renovaron las promesas sacerdotales que hicieron en el día de su Ordenación, renovando nuestra Iglesia a partir de la llamada que recibieron al servicio y santificación del pueblo de Dios peregrino en tierras del norte de Chile, en la que había manifestado Mons. Moisés Atisha en su homilía que "como ministros nos preguntemos sobre el olor de nuestra unción, ante el cansancio y desesperanza, estamos hoy esperando el buen aroma de Jesús para levantar horizontes frente a los abusos de la dignidad de los migrantes, vulnerables, ancianos: misión de ser buena noticia, buen olor, buen ungüento".


En ella, los diáconos presentaron los santos óleos que fueron consagrados por el Obispo en solemne bendición junto a la imposición de manos de los sacerdotes presentes. Óleos que son ocupados durante el Año en curso para la asistencia de tantos hermanos asistido por sacerdotes. Sentimientos de esperanza vive la Iglesia de Arica en estos días santos en que juntos ingresan al huerto de los olivos, junto a Jesús, para ver resucitada la fe en aquel que nos llama a ser familia cristiana.

 

Dpto. Comunicaciones San Marcos de Arica