II Domingo de Cuaresma - Ciclo C
Lc. 9, 28-36: «Y sucedió que, mientras oraba, el aspecto de su rostro se mudó, y sus vestidos eran de una blancura fulgurante, y he aquí que conversaban con Él dos hombres, que eran Moisés y Elías; los cuales aparecían en gloria, y hablaban de su partida, que iba a cumplir en Jerusalén»

 

  

Pbro. Alberto Rodríguez Reyes

CONTACTO

(58) 2 314 111 / 2 251 393

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

21 de Mayo #920, Arica

 

El Vicario Judicial es una persona que ejerce un oficio eclesiástico. Cuando hablamos de un oficio eclesiástico, estamos hablando de un cargo, constituido de forma estable, que ha de ejercerse con un fin espiritual, y al que, ya sea por disposición divina o eclesiástica, puede unírsele una potestad de régimen (legislativa, ejecutiva o judicial), que se llama en este caso potestad de régimen ordinaria. El cargo de Vicario Judicial es un oficio de colaboración al Obispo diocesano. Es un oficio subordinado a un oficio principal, el del Obispo diocesano, con el que le colabora a través del ejercicio de una potestad ordinaria y vicaria. Ordinaria por que es una potestad que se recibe a través del oficio al que va unida, y vicaria porque no se ejerce en nombre propio sino del Superior. (1)

-------------

(1) Estracto del libro “La Curia Diocesana. Aspectos Jurídicos y Pastorales”. Facultad de Derecho Canónico. Pontificia Universidad Católica Argentina. Año 2011. Con las debidas licencias.