Ciclo B Reflexión 25º TO 23 de septiembre 2018
Revisa el documento
Dando click en la imagen
Boletín Septiembre 2021
Revísalo aquí
Da click en la imagen
Pare revisar nuestro boletín de Agosto 2021
Da click en la imagen
Revisa aquí todos los detalles
Escuela de Invierno Obispado Arica
Click aquí para inscripciones
Podcast Programa Conectados
Bienvenido
Click Aquí para todos los detalles

Ciclo B Reflexión 25º TO

23 de septiembre 2018

 

Hermanos

En el itinerario de Jesús hacia Jerusalén, mientras atraviesa los distintos poblados, va explicando en qué consiste su misión y cómo el Reino de los Cielos, paso por la experiencia de la pasión, esto no era comprensible por los discípulos y cómo lo veíamos hace algunas semanas, muchos ya se habían alejado y dejado de ir con él por lo dura de sus palabras. Ayer y hoy, escuchar que el inocente será entregado a los verdugos y que luego resucitará, no es un mensaje de fácil comprensión.

 Ahora como en todo camino de fe, en el trayecto van surgiendo preguntas y los que lo recorren experimentan diferentes sentimientos, se forman expectativas diversas y como no deseos, que es necesario discernir. Esto no estuvo exento de la experiencia de los discípulos, el camino les llevó a plantearse quién era el más grande. En palabras de hoy el más importante, el que tiene más poder o autoridad.

La respuesta de Jesús para ellos y nosotros es rompedora de esquemas. El que quiera ser primero debe hacerse el último y el servidor. El verbo es hacerse, o sea, hay una toma de posición y una decisión personal, se quiebran los esquemas sobre las categorías que usamos para ordenar las prioridades, y además este último debe ser servidor, estar en función de las necesidades de los demás y no en la búsqueda de reconocimientos personales. Como si esto no bastase para que comprendieran como tenían que actuar, coloca a un niño en medio. Este gesto es indicativo de lo anterior, pero con la fuerza del gesto, o sea, recibir a un niño, lejos está de la candidez o inocencia que ellos puedan tener, es señalar justamente a esos últimos, esos que no cuentan ayer y que tampoco cuentan hoy.

 No son palabras fáciles, la pasión y hacerse uno que no cuenta, es romper con lo que aparentemente es importante hoy. Llegar a vivirlo será posible sólo si nos dejamos convertir en discípulos según el corazón del Señor, que vivo a servir y a no ser servido y dar la vida, por eso es una oportunidad que no podemos dejar pasar, hacer nuestras las palabras del evangelio y dejar que ellas actúen en nosotros.

 

Que el Señor les cuide y bendiga.

 

+ Moisés C. Atisha Contreras

Obispo de San Marcos de Arica


Suscríbete a nuestro canal en Youtube